Que hacer cuando sientes que ya nada te funciona

sigue-adelante

 

Muchas veces en mis consultas vienen personas que me dicen que a ellas nada les funciona, que han probado de todo, cursos, libros, diferentes terapias, vídeos positivos etc pero que no notan ningún cambio o peor aún que sienten que siguen igual de estancadas que al principio o que sus vidas no avanzan, recurren a mi buscando un milagro, alguna pócima mágica que les haga despertar de golpe y hacerse dueñas de su vida en un segundo…

Has sentido algo parecido alguna vez?

A estas personas las entiendo perfectamente, pues a veces el camino se nos hace tan cuesta arriba que quisieramos que viniera alguien y nos solucionara toda la vida de golpe como por arte de magia.

Si te sientes identificad@ con esto, está bien, te comprendo, no pasa nada, también yo pasé por esta situación en la que sentía que nada me funcionaba y que estaba perdiendo mi tiempo y lo peor, mis ilusiones.

Por eso como yo pasé por esta etapa hoy quiero decirte lo que yo hice para superarla, ya que entiendo que no es fácil y de hecho, puede llegar a ser una etapa muy dura sino actúas de forma alineada a tus deseos.

Antes de contarte lo que yo hice para superar esta fase de mi vida déjame que te cuente que lastimosamente yo no puedo arreglarte la vida de un plumazo, es más si pudiera hacerlo tampoco creo que fuera lo mejor para ti, para tu evolución, ya que lo que no experimentas por ti mismo no te sirve de mucho en tu vida, por eso mi querido amigo, querida amiga, lamento decirte que si buscas una pastilla mágica que al tomarla consigas todo lo que deseas, no existe como tal y no puedo dártela!!

Sin embargo, no te rindas aún, sigue leyendo y descubre como yo superé esta fase y por lo tanto, si yo pude, estoy segura que tú también puedes y aunque no pueda hacer todo el esfuerzo consciente por ti, si que puedo hacer algo muy importante y es permanecer a tu lado, guiándote, apoyándote, sujetándote hasta que lo consigas por ti mismo, creo que eso es algo demasiado valioso como para negarse, no crees? 😉

Bien, esto es lo que yo hice para superar esta fase en la que creía que nada de lo que estaba haciendo me funcionaba…

En esa etapa de mi vida me sentía frustrada, miraba mi vida y no me gustaba nada de lo que veía, sentía que estaba esforzándome mucho y que no veía ningún resultado, me sentía cansada, frustrada, impotente y por veces dudaba mucho de mi misma y de si lo que estaba haciendo servía para algo o no, había días que me despertaba muy contenta y entusiasmada, sin embargo cualquier cosa que pasara en el exterior que fuera diferente a lo que yo quería ya me hacia desequilibrarme emocionalmente y por eso gastaba muchas energías enfocándome en todo aquello que no me gustaba de mi vida y eso hacía que nada de lo que intentara funcionara.

Sin embargo un día me di cuenta de algo, escuche una vocecita en mi cabeza que me dio algunas claves para cambiar aquello que estaba sembrando en mi vida, me di cuenta de que estaba siendo demasiado dura conmigo misma, me di cuenta de que no confiaba para nada en la vida (aunque yo aseguraba que si), sin embargo dudaba seguido de si las cosas se darían para mi o no… me di cuenta de que le estaba exigiendo a la vida algo que ni siquiera yo era capaz de dar: Confianza, Seguridad, Fe, Amor, Abundancia, Alegría, Paz.

Cuando me di cuenta de todo aquello, (no te lo cuento todo porque sino me extendería por varias paginas… :) entonces tome una decisión, hice un compromiso conmigo misma y determiné algunas cosas que hicieron que empezara a cambiar mi vida, decidí ser más comprensiva conmigo, hablarme mejor, tratarme mejor, cada vez que nos gritamos (en alto o para nuestros adentros) estamos gritando a nuestro niño/a interior, imagina un niño que se equivoca y le gritas, con seguridad ese niño se volverá mas inseguro, se hará cada vez mas chiquitito y la próxima vez que tenga que hacer algo ya no lo hará o lo abandonará porque se ha creado una auto-imagen muy negativa de si mismo, sin embargo si cuando cometemos algún error somos pacientes, comprensivos con nosotros mismos, le quitamos importancia y nos animamos a que la próxima vez lo haremos mejor y empezamos un poco más a confiar en nosotros, entonces nuestra autoestima empezará a subir y cada vez nos resultará mas fácil hacer las cosas.

Siempre digo que todo se basa en las decisiones que tomamos cada día, estas decisiones nos pueden llevar a vivir la vida de nuestros sueños o a vivir una vida dura y carente de cualquier experiencia positiva que nos impulse a avanzar y creer en nosotros.

Por eso mi querido amigo/a, en su momento yo tomé mi decisión, decidí creer en mi aunque las cosas parecieran no avanzar, aunque a veces las cosas no salían como yo esperaba me tranquilizaba por dentro, empecé a quererme más, a ser más paciente conmigo misma y a creer que al final lo conseguiría, que la vida es confianza y decidí confiar en que siempre todo está bien en mi vida y eso hice, a pesar de las apariencias me enfocaba seguido en mis deseos, a pesar de las apariencias me obligaba a mi misma a creer en algo mejor y creerme que algo mejor estaba llegando a mi vida, me obligaba a mi misma a buscar pensamientos que me hacían sentir mejor a pesar de que toda la evidencia me decía lo contrario y así seguí hasta que poco a poco esa imagen mental que tenía de mi nueva vida empezaba a ser una realidad, de repente esa confianza que había fingido ya no era fingida, ahora era real, dentro de mi sentía (y siento)  esa confianza en la vida, ahora todo aquello que antes fingía sentir ya era un sentimiento real, toda mi imaginación empezó a cobrar vida y como en un cuento de hadas, lo que no me gustaba de mi vida empezaba a desaparecer y mi “final” feliz del cuento estaba llegando…

Por eso ahora se que si se puede, que si quieres puedes, y aunque tengas mil y una excusa para abandonar simplemente si encuentras una razón para no hacerlo y seguir adelante bastará para que lo logres…

Por eso te invito a que tomes tu decisión sin mirar atrás y verás como tu vida al igual que la mía se convertirá en todo lo que sueñas porque mi querido amigo, mi preciosa amiga, si lo puedes soñar, lo puedes tener…

Con todo mi amor,

Olga Castuera